jueves, octubre 13, 2011

Niña


Entre la tarde que se obstina
y la noche que se acumula
hay la mirada de una niña.

Deja el cuaderno y la escritura,
todo su ser dos ojos fijos.
En la pared la luz se anula.

¿Mira su fin o su principio?
Ella dirá que no ve nada.
Es transparente el infinito.

Nunca sabrá que lo miraba.



Octavio Paz

2 comentarios:

Mercedes Vendramini dijo...

No sé si sabías ... desde hace mucho tiempo, este es mi poema favorito de O.P. - Los genes están!!!!

Cele dijo...

jaja me acordaba...