miércoles, marzo 24, 2010

miércoles

3 comentarios:

Palabras como nubes dijo...

Belleza en tonalidades marrones, me encantó!

Anónimo dijo...

Aníbal Núñez
AQUELLA MÚSICA QUE NUNCA

Aquella música que nunca
acepta su armonía es armonía:
arpegios que se miran en la luna,
trinos que se regalan el oído
son sucia miel, no música
Tienes ejemplos en las olas
que saben que su próxima batida
en el acantilado no es la última
ni la mejor de todas
y en la lluvia
que da su aroma a tierra agradecida
y no puede sentirlo
De la lucha
contra tus propios ídolos
nace toda, la única
armonía celeste: lluvia, olas
son insatisfacción, son melodía,
inagotable música.

Cele dijo...

Gracias Jeve!

Anónimo! gracias por la poesía... hay más? :D