sábado, septiembre 15, 2007

Los gajos contienen, además del jugo, pequeñas semillas de la misma planta que engendró el fruto: un pequeño homenaje que la producción ofrece al consumidor en el caso de que éste quisiera tener una producción personal de tales objetos. Obsérvese el desinterés económico de semejante idea, y, por el contrario, la ligazón psicológica que se forma entre consumo y producción: nadie, o muy pocos, se pondrán a sembrar naranjas, pero el ofrecimiento de esta concesión, altamente altruista, la idea de poderlo hacer, libera al consumidor del complejo de castración y establece una relación de confianza autónoma recíproca.
La naranja, por esto, es un objeto casi perfecto en el que se encuentra la absoluta coherencia entre forma, función y consumo. También el color es exacto; azul sería enteramente equivocado.

B.M.

4 comentarios:

MARBOT dijo...

Ehhh... esos no son arándanos?

Cele dijo...

jajaja
quién dijo que la foto era ilustrativa?
jaja

Cele dijo...

no, en serio, no tenía fotos de naranjas y encontré esos arándanos de azul equivocado...

MARBOT dijo...

jaja vale la aclaración :P