sábado, febrero 24, 2007

Lo que hace a los malos poetas más malos aún es que sólo leen a poetas (así como los malos filósofos sólo leen a filósofos), cuando sacarían gran provecho de un libro de botánica o de geología. Sólo hay enriquecimiento cuando se frecuentan disciplinas alejadas de la propia. Es claro que esto únicamente es válido en los dominios donde el yo hace estragos.
De l’inconvénient d’être né, 1973 - CIORAN

5 comentarios:

Zarce dijo...

El yo hace estragos al usarlo sin darnos cuenta

Cele dijo...

es cierto... me sorprendió ese final de la frase... hace unos dias que estoy trabajando en un proyecto entre músicos, artista visual (yo) y científicos. Me asombró la dureza de los científicos para prenderse en la idea. Creo que ahi tambíen el yo está haciendo estragos...

Cele dijo...

creo que tambien hace estragos al tenerlo demasiado en cuenta...

RANN+ dijo...

Convengamos que hay malos poetas que ni leyendo toda una enciclopedia mejorarían, y lo peor es que siguen vendiendo gato por liebre a montones.
-------
Hay muchas formas de darse cuenta que uno ha crecido, y una es cuando nos encontramos frente a otra disciplina e inmediatamente comenzamos a hacer asociaciones con la nuestra, a ver dónde hay (desde nuestra perspectiva) lugares todavía inexplorados.

Cele dijo...

dos comentarios muy ciertos Rann+, ciertos ciertos!